Tus pensamientos crean tu vida



TUS PENSAMIENTOS CREAN TU VIDA
Por tanto vigila bien lo que piensas y  cuando te descubras pensando en algo que no quieres, cambia rápidamente de pensamiento. Tu tienes el poder de cambiar tus pensamientos. Somos lo que pensamos la mayor parte del tiempo. Pero muchos de nuestros pensamientos son inconscientes que nos vienen dados por nuestro patrón.  Si cambias tu patrón mental, cambias tu vida.
Esto requiere de cierta practica por tu parte, pero una vez que has empezado a tomar conciencia, lo puedes conseguir con la práctica diaria.

Los pensamientos llevan a sentimientos, los sentimientos llevan a acciones y las acciones te llevan a los resultados que tienes en tu vida.

La clase de pensamientos que tengas determinará tu situación financiera. 
No te puedes hacer millonario, pensando como pobre. Ser rico exige pensar y actuar de una determinada manera.

Dicho esto, quiero mostrarte 3 clases de pensamientos diferentes según la clase de persona diferenciando entre gente pobre, clase media y ricos.
Los Pobres:
- Creen que el gobierno tiene la culpa de sus desgracias. Viven por lo general en plan de ser victimas: piensan que el día que el gobierno mejore, ese día ellos mejorarán.

- Creen que su destino es ser pobres. Dicen algo así como: “Yo nací pobre, y moriré pobre. Ya todo está escrito”.

- Creen que el dinero es para gastarlo. Incluso lo gastan antes de tenerlo en las manos. Luego se quejan y dicen: “Ay, el dinero sólo pasa por mis manos”. “El dinero no me alcanza”.

Los que viven en escasez son eternos amantes de la queja. Resignados y en muchos casos, incluso, ganando deudas y enfermedades. La pobreza, señores, es una elección y se gesta en nuestra mente. Recuerde esto que se le atribuye a Bill  Gates: “Si usted nace pobre, esa no es su culpa. Pero si muere pobre, esa si es su responsabilidad.”

Los de clase media:

- Creen que para ser alguien en la vida, usted tiene que pasar por la universidad y tener una carrera. Si no tienes un título profesional, eres un “don nadie”. Olvidan esto: el cartón es importante, pero NO DETERMINANTE. La realidad muestra que en el mundo hay un montón de doctores trabajando para gente que nunca pisó una escuela.

- Creen en la estabilidad laboral. Ellos suelen pensar más o menos así: “Consíguete un trabajito, no importa si ganas poco, lo importante es que sea fijo. Es poquito, pero es seguro. No llueve, pero gotea”.

- Si los pobres gastan, los de clase media ahorran. Y el ahorro es bueno, pero no lo es todo. Los de clase media suelen ahorrar pensando en las vacas flacas y en la vejez. “Ahorra, guarda pan para mañana”, suelen pensar.

Los de clase media abundan. Son conformistas. Les encanta la comodidad. Pueden tener su casita, su carrito, pueden vestir con traje y hasta tener sus tarjetas de crédito, pero viven ahí: alcanzados, ajustados, presupuestados. Son capaces de esperar un año para tener unas vacaciones de 15 días. Viven en su zona de confort. Tranquilos con sus horarios, su rutina, sus pequeños problemas financieros, sin mayor aventura.

Los ricos:

- Piensa que él es responsable de su éxito. Si el pobre es víctima, él es responsable. Lo que pasa con sus bolsillos es de su absoluta responsabilidad. No existe en el mundo persona triunfadora que viva culpando a otros de sus desgracias o cosechando éxitos sin hacer nada. El rico dice: “Yo soy el único responsable de mi situación; soy el único artífice de mis fracasos y de mis triunfos. Con el gobierno a favor o en contra, yo voy para adelante”. Yo soy el arquitecto de mi vida.

- El rico piensa en invertir. He aquí la fórmula del dinero en grande: Si el pobre gasta y el de clase media ahorra, el rico INVIERTE”. No hay forma de hacer fortuna si no se invierte. Los ricos saben que el dinero no es para gastarse, es para multiplicarse. Saben que el ahorro puede ser el inicio, pero el desenlace es la inversión. No hay cosecha si no se siembra; no hay ganancias, si no se invierte.

Los ricos no trabajan por dinero y prefieren que se les pague según los resultados. 
A los ricos les gusta hacer que su dinero trabaje para ellos.

- Los ricos aman la libertad. Usted no es realmente libre si vive recibiendo órdenes o siguiendo un horario impuesto. No es libre si tiene que pedir permisos para no ir a la oficina. Decía Aristóteles Onassis: “No me gusta eso de tener jefes. Soy independiente y me gusta volar con mis propias alas”. A los ricos les gusta el riesgo, y no hay riesgo si no hay libertad, si no hay aventura. Seguridad y libertad son valores opuestos. Hacer negocios es una aventura. Hacer dinero es un bonito riesgo.


Como te decía al inicio: la pobreza es una elección. Lo es también la riqueza. Realmente no hay persona en el mundo que merezca vivir pobre en un mundo que tiene riqueza y abundancia para todos. Hay riqueza, hay abundancia, hay dinero… pero usted se tiene que preparar. Decía un viejo maestro: “Un poco de preparación y no habrá mucha desesperación. Un poco de ambición para un proceso de transformación”. Hay dinero, pero no hay mucha gente dispuesta a ganarlo. Todo en la vida tiene un precio. No hay meriendas gratis.
No existe nada a cambio de nada.
La elección es completamente suya.

TE INTERESA VER ESTE VÍDEO CON MUCHA ATENCIÓN


Si te ha resultado interesante esta información, puedes compartirla con tus amigos y contactos. 
Recuerda siempre esta máxima:
Cuanto mas das, mas recibes, lo que siembras, eso cosechas.



Puede interesarte también los archivos de riqueza.
https://www.lacriptomoneda.net/p/archivos-de-riqueza.html
#Pensamientos #Acciones #Riqueza #Pobreza #Decisiones #Inversión #Siembra #Cosecha



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario o pregunta, recibes tu respuesta lo antes posible.